Consejo Europeo de Defensa: entre USA y los mercaderes

EEUUropa

El pasado diciembre se celebró el Consejo Europeo de Defensa, el primero desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, un encuentro que pretendía ser un monográfico sobre Defensa pero en el que se colaron también algunos asuntos económicos.

Para la inmensa mayoría de los ciudadanos europeos esta cita, en la que se decidían materias importantes acerca del rol militar de Europa, ha pasado completamente desapercibida, oculta en la agenda mediática. Como muchos de los asuntos que rodean a la Unión Europea, la Defensa es una cuestión invisible, a pesar de que afecta profundamente a nuestras vidas, a las cuentas públicas y al lugar que ocupamos, como periferia, en una Unión que camina bajo la batuta militar estadounidense.

No es baladí, ni casual, que esta reunión fuera precedida por un encuentro con el Secretario General de la OTAN, que se ocupó de dejar claro que los compromisos asumidos por la UE y sus socios deben ser compatibles con la OTAN. Forma eufemística de recordar en sugerencia imperativa, que la defensa de Europa se debe a la doctrina Atlántica, es decir, que es una pieza más en el despliegue militar estadounidense global y está subordinada a él.

Cualquiera que analice los asuntos tratados y los pocos o casi inexistentes acuerdos derivados de esta reunión, convendrá en asumir que el axioma tantas veces repetido se cumple hoy en día: Europa es un gigante económico, un enano político y un gusano militar.

Y bien nos lo han recordado de nuevo los ministros de Defensa que, en vez de desarrollar, al menos, unas líneas a futuro para el diseño de una Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD) soberana e independiente, no dejaron de plasmar la sumisión, disfrazada de “colaboración”, con los socios estratégicos globales trasatlánticos en el marco de la OTAN. Algo que hoy en día trae consigo unas preocupantes consecuencias decididas a espaldas de la ciudadanía, independientemente del partido que haya gobernado, pues lo hace sometido al dogal del vínculo atlántico.

Ni PSOE primero, ni PP después explicaron claramente, ni por supuesto sometieron a consulta de los españoles, el alcance de los recientes compromisos adquiridos por las bases militares de Rota y Morón como piezas preeminentes en la revisada doctrina estadounidense para Europa.

Estados Unidos, en su nueva orientación estratégica, mueve su despliegue central hacia Asía-Pacífico-Índico con la intención de contener a China y a la India, dejando un destacado papel a España en el control táctico de Europa para la compresión de Rusia y la vigilancia del Sahel.

Si en el plano político Alemania juega un papel desconocido, por novedoso, en la batalla por la conquista del glacis ruso de Ucrania, nuestro país lo cumple desde el punto de vista militar, en esta primera fase que se completará en unos años cerca de las fronteras con Rusia.

Estamos hablando del llamado Escudo “Antimisiles” con base en Rota, vendido a la crédula opinión pública como un sistema de armas cuyo objetivo es proteger Europa de los ataques de misiles balísticos iraníes. Algo que desmienten todos los servicios de información, incluidos los de la OTAN, que afirman categóricamente que Irán no posee, ni se prevé que se dote en las próximas décadas de armamento capaz de alcanzar suelo europeo.

Ninguna excusa propagandística es válida en este proyecto misilístico, pues a pesar de las reiteradas peticiones de Rusia para entrar a formar parte del escudo y beneficiarse de sus ventajas o de la solicitud de garantías y aclaraciones que dejen claro que el objetivo no es ella misma, ni EEUU ni la OTAN han contestado. Lo que demuestra que nos encontramos ante un sistema de armas destinado a romper el equilibrio militar entre EEUU y Rusia. Situación que coloca a Europa, y por ende a España, en el epicentro de una especie de nueva guerra fría.

Estamos inmersos en una carrera de armamentos agravada por el posible abandono ruso de los tratados START de desarme. Es ni más ni menos que una escalada en la tensión nuclear que empezó con la reorientación de los misiles rusos, que apuntan ya a Rota, y que culminará con el despliegue en Kaliningrado de los misiles tácticos Iskander-M, que pueden portar cabeza nuclear, en el momento en que la OTAN instale los AEGIS terrestres en Polonia y en la República Checa.

En el caso de Morón, como sede de la Fuerza de Tarea de Repuesta de Crisis de Marines Aire-Tierra con Propósito Especial (SP-MAGTF), se amplía su importancia y el número de efectivos para la proyección sobre África y asciende al tercer lugar en el organigrama del despliegue global logístico estadounidense como ancla de la ruta central Atlántica.

Otro de los aspectos importantes que se trataron en este Consejo fue la industria de armamento europea, asunto no exento de divergencias entre algunos países, pero en el que podemos apreciar en toda su crudeza el alma ferozmente neoliberal de los que dirigen una Unión puesta al servicio de su ideología.

A pesar de que el artículo 346 del Tratado de Funcionamiento de la UE garantizaba la soberanía de los estados en las cuestiones estratégicas que afectaban a la Seguridad y a la Defensa, la Comisión Europea se encargó, en la Comunicación Interpretativa del artículo 296, de limitarla y condicionarla.

¿Objetivo? El jugoso pastel de la industria armamentística y la desaparición total de las posibles trabas y corsés estatales que caracterizan al mercado europeo. Para darse cuenta del tamaño del botín solo hay que fijarse en una nación media como España con un volumen de negocio de más de 4000 millones de euros al año que la coloca como la séptima exportadora de armas del mundo.

A pesar de no haber conseguido todos sus propósitos, la Comisión avanza en la total liberalización europea del sector, enmascarando sus propósitos en las existentes asimetrías y debilidades propias de un “gusano” que, en lugar de ser una entidad autónoma que actúe de forma unitaria, es un adlater en la estrategia de la potencia global.

Está claro que, también en lo militar, esta dirección europea no contribuye a un escenario libre de amenazas sino que las promueve a través de unos absurdos planes militares que solo sirven a los imperativos estratégicos estadounidenses.

Tampoco en la cuestión de la salud de nuestros ejércitos están los tecnócratas para tirar cohetes, por lo menos en nuestro país, pues la burbuja armamentista, creada entre otros por el actual Ministro de Defensa cuando era Secretario de Estado, de los Programas Especiales de Armamento, ha abocado al ejército español a una parálisis operativa por culpa de una deuda impagable de más de 30.000 millones de euros en material inapropiado, obsoleto o hibernado.

Como resumen, si la actual deriva económica nos lleva al subdesarrollo y a la excepción social, los mismos principios neoliberales y globalizadores en el marco de la Defensa Europea nos llevan a la dependencia, a la no soberanía, a la tensión militar, a la deuda y al enriquecimiento de los que solo tienen por Patria su dinero.

Publicado en La Marea el 10 de febrero de 20014

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Google Plus
  • Pinterest
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • RSS

Leave a Reply